Uncategorized

web camisetas futbol tailandia

”. Ya Esnal Pardo (2001), cuando fue cuestionado sobre si la utilización frecuente del pressing implica un gran desgaste físico y si, al recuperar el balón, la fatiga acumulada perjudica las acciones ofensivas, dice que no concuerda, en la medida en que, si se hace bien, lo que se consigue es una buena distribución del trabajo. También el FC Oporto, cuando busca el balón, esto es, cuando ejerce el pressing, tiene que correr mucho. Contrariamente, si no hacemos presión, nos obligamos a un desgaste físico por pasividad, esto es, si esperamos muy atrás al equipo contrario, cuando recuperamos la bola estaremos sujetos a un gran desgaste físico, porque tenemos que realizar trayectos muy grandes. Es, por eso, “la mejor expresión de la idea de organización”. Pensamos, por eso, que no teniendo a Derlei y a Maniche, y por su «obsesión» por «tener la pelota», Mourinho continuaría apostando por una «zona presionante» avanzada, aunque con otra regularidad y en zonas un poco más atrasadas. En vez de eso, tal vez sólo hagamos de diez a quince metros, o veinte o treinta metros, rey de camisetas y esta diferencia de distancias a recorrer permanentemente durante el partido es muy significativa. Mas cuando un equipo presiona tan adelante, precisa descansar durante el partido.

Y esto pasa fundamentalmente por la comunicación en la acción entre los elementos del equipo, porque cada jugador, cuando tiene que asumir responsabilidades defensivas en otra zona por la alteración de la posición del balón, sabe que la estructura del equipo se adaptará y que otro colega será responsable de la zona dejada libre y de algún adversario que esté o que entre en ella”. Para mí, la zona es indiscutiblemente un arma, un arma fantástica de los más débiles. En el fondo, equilibrar defensivamente el equipo en ataque es darle confianza para atacar más y mejor, porque le permiten sustentar defensivamente su forma ofensiva de jugar. Para Simão presionar era jugar HxH, si el lado izquierdo de nuestro equipo, digamos el triángulo Sergi, Cocú y Rivaldo está haciendo presión sobre la salida del adversario por su lado derecho Simão queda cara a cara con el lateral izquierdo adversario, sin que el lateral izquierdo esté desplazándose a la línea contraria”. Oporto, acaba por hacer palpable en sus declaraciones al diario «A Bola» del 27 de Noviembre de 2002 sobre la eliminatoria a disputar contra el Lens de la Copa de la UEFA: “Ellos no están habituados a jugar bajo presión”.

Frade (2002) añade que “cuando la zona pressing está bien hecha, sólo existe una forma de superarla: ¡jugando para atrás!”. “La zona permite crear condiciones positivas, porque sabemos que cuando robamos el balón disponemos de varios jugadores en zonas que pueden funcionar como primeras estaciones de recepción y que posibilitan, por ejemplo, sacar rápidamente la pelota de la zona de presión y salir jugando. Cuestionado sobre las razones de tal hecho, Mourinho nos transporta a la problemática del «entrenar»: “Cuesta trabajar la defensa en zona. Mourinho (2002b) parece coincidir: “La transición defensa-ataque del F. C. Oporto tiene que tener una relación íntima con lo que es el juego defensivo. Ahí entra la segunda parte del entrenamiento específico de José Mourinho. Por ser ahí más fácil hacerlo y, sospechamos, pensando también en la forma cómo quería, posteriormente, camisetas de futbol 2021 atacar. Si se defiende para atacar, la forma como se defiende debe ser planteada según como se desea atacar. Y recuperarla para poder atacar.

Por ejemplo, parece existir la idea común de que el pressing avanzado implica un gran desgaste «físico», requiriendo una gran capacidad física. Barend y Van Dorp, 1999) “Cuando se juega bien al fútbol la furia recupera el lugar secundario que le corresponde.” (Valdano, 2001) En el punto 2.2.3. se expuso la idea de que la «defensa en zona» es más económica en términos energéticos que la «defensa hombre a hombre», en la medida en que, al existir una repartición del espacio en función de una idea colectiva para la organización defensiva, hay también una repartición del esfuerzo. Tienes que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, ni antes ni después.” (Cruyff, 1989, cit. Es de notar que Mourinho, al referirse al momento de la transición defensiva ni siquiera habla de los adversarios, habla, eso sí, de reducir el espacio en función de la posición de la pelota y, si es posible, presionar sobre la pelota.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *